Maqueta de un monoplaza de Fórmula 1 de la temporada 2015. Es el resultado final del Trabajo de Investigación de Bachillerato cuyo objetivo era diseñar una carrocería que pudiera competir en esta temporada.
Además, también se tenía que probar para demostrar que se comportaba como la de un Fórmula 1 mediante dinámica computacional de fluidos (pruebas aerodinámicas virtuales) y estimando su tiempo por vuelta en el circuito de Monza a partir de los resultados obtenidos en estas simulaciones.